La Mejor Selección de Almohadillas Eléctricas Térmicas

Una almohadilla eléctrica es la herramienta recurrente de muchas personas para conseguir un alivio rápido de molestias musculares causadas por el ejercicio físico o malas posturas y de dolores difíciles de aliviar, como el dolor lumbar agudo.

Tal vez, simplemente te sientes un poco adolorido después de un largo día de trabajo o una dura sesión en el gimnasio y necesitas un momento de respiro de esos dolores y molestias persistentes, asociados a la tensión muscular y el estrés. Las almohadillas térmicas son generalmente seguras, asequibles y efectivas, y pueden proporcionar alivio en minutos.  No obstante, para su uso terapéutico, aconsejamos la recomendación de tu médico o fisioterapeuta y que leas siempre con atención las indicaciones del fabricante, incluso si vas a usarla solo ocasionalmente.

Actualmente, el mercado ofrece una amplia gama de almohadillas eléctricas con controles muy fáciles de usar, materiales suaves y una amplia gama de configuraciones de temperatura y sistema de apagado automático.

Guía de Compra 

A continuación, presentamos una Guía de Compra con las mejores almohadillas eléctricas térmicas, de marcas especializadas con experiencia, seguras y efectivas y que además puedes encontrar en Amazon. Entre los mejores modelos de almohada eléctrica están los de marcas certificadas como la alemana Beurer o la marca española Daga. En Amazon, otras marcas como MaxKare y Atmoko también se encuentran entre las más vendidas y mejor valoradas. Todas disponen de almohadillas térmicas de varios tipos y características y la mayoría cuentan con garantía de devolución.

Además, hemos seleccionado las almohadillas eléctricas según su forma y uso: si son para el cuello, para la zona lumbar, tipo chaleco, o almohadilla eléctrica cervical. También las hay planas o con más relleno. Para que encuentres la que mejor se adapte a ti.

Aunque más abajo encontrarás reseña detallada de cada uno de los modelos, aquí te dejamos un listado rápido con nuestra selección de las cinco mejores y el enlace directo por si prefieres comprar online o quieres ver otros comentarios y opiniones.

RESEÑAS [TOP 6] 

Almohadilla eléctrica con niveles de potencia y apagado automático

#1
Seguridad alemana - BEURER

Los productos de la empresa alemana especializada Beurer son una apuesta segura y destacan por su relación calidad-precio.


La almohadilla térmica eléctrica HK-35 tiene 40x30 cm y 100W de potencia. Dispone de tres niveles de intensidad térmica controlables y de sistema de calentamiento ultrarápido hasta el nivel 3 de calor. Por lo general, este nivel de temperatura suele ser elevado para más de 10 minutos de uso, por lo que puedes bajarlo al nivel 2 o al mínimo. Esta almohadilla eléctrica también incorpora un sistema de apagado automático a los 90 minutos. 


Tiene un cable de 2m de largo, más que suficiente, y a diferencia del modelo anterior, éste cuenta con una funda lavable a máquina a 40º.


Con certificado CE y Oeko Tex.

 nuestra valoración
#2
Almohadilla eléctrica más vendida - MAXKARE

Esta almohadilla eléctrica de calor es una de las más vendidas del mercado. 


Tiene unas dimensiones de 60x30cm lo que la hace muy versátil para colocarla en varias posiciones. Está indicada para aliviar dolores en la espalda, tanto cervical, lumbar, lesiones musculares de piernas, etc. Tiene un cable de 230 centímetros que le da muy buenas opciones de uso. Además, cuenta con certificación CE. 


Destacamos que se trata de una almohadilla térmica que no tiene funda pero que es lavable a máquina en frío, simplemente hay que quitar el cable. Es muy suave al tacto, tipo franela.


También, cabe reseñar que dispone de sistema de apagado automático a los 90 minutos, lo que le da mucha seguridad de uso. Dispone de 6 niveles de temperatura y un sistema de calentamiento rápido, todo fácilmente controlable desde un dispositivo.

nuestra valoración
#3
Alfombrilla calefactora de marca española - DAGA

Marca pionera en el sector. Almohadilla térmica cómoda, versátil y de primera calidad. En Amazon puedes encontrar varios de sus modelos. Hemos seleccionado el modelo E2P FLEXY HEAT, uno de los más nuevos y vendidos de la marca, de 45 x 35 cm y 110W. Disponible también en 45 x 35 y 75 x 40cm.


Esta almohadilla eléctrica térmica cuenta con 3 niveles de temperatura y sistema de calentamiento rápido de 5 minutos. Además, cuenta con sistema de parada automática de seguridad a los 90 minutos de uso continuo. 


Destacamos el acabado de PVC impermeable. El cable tiene un largo de 2m y no es extraíble. El producto y el mando no pueden lavarse a mano y a máquina, para limpiarlos utiliza un paño húmedo con jabón neutro. Si se puede lavar a máquina su funda exterior aterciopelada de microfibras. Lavado no superior a 30º y en un programa de lavado de prendas delicadas.

nuestra valoración
#4
Almohadilla eléctrica extra grande - MAXKARE

Ideal para usar de múltiples formas, es muy flexible y su tamaño de 80x50 cm hace que puedas usarla tanto para la espalda, las piernas e incluso puedas meter los pies durante el invierno. Sirve para aliviar las molestias y tensiones musculares o calentarte en los meses más fríos. Dispone de cuatro niveles de potencia.


Lo que más destacamos, además de su tamaño, es la calidad de su tejido. Dispone de una funda de franela suave lavable a mano o máquina. El tejido interior es de terciopelo Shu tipo oveja, muy agradable al tacto.


Aunque lo ideal es guardarla sin doblar, a diferencia de otros modelos, esta almohadilla eléctrica es muy flexible y permite ser enrollada para guardarla. Previamente debes quitar el mando.


Segura: Tiene un temporizador de apagado automático opcional a los 30 minutos que ahorra energía y evita el uso excesivo. Además, tiene certificación de seguridad CE, RoHS y GS y cuenta con garantía.

nuestra valoración

Almohadilla térmica tipo chaleco

#5
Almohadilla eléctrica cervical para espalda y cuello ATMOKO

Esta almohadilla cervical de calor es la más vendida del mercado. La forma de chaleco se adapta perfectamente a tu espalda, hombro y cuello ajustándose mediante un cinturón suave y cómodo.


Es ideal para aliviar la tensión cervical y para usar (siempre con moderación) en los meses más fríos. Este chaleco térmico tiene una potencia de 120W, tres niveles de temperatura y un sistema de apagado automático.


Debes saber que en la parte del cuello, la almohadilla no cuenta con calor directo integrado ya que no se recomienda. El cuello recibirá calor indirecto de la espalda.

nuestra valoración

Almohadilla eléctrica lumbar

#6
Cinturón térmico lumbar y abdomen BEURER HK49
Aunque en Amazon puedas encontrar infinidad de modelos de almohadillas lumbares, hemos elegido este de la marca alemana Beurer que garantiza seguridad y durabilidad. Es uno de los más vendidos. Además, la propia marca dispone de otros cinturones, los modelos HK-55 y HK-72.

Almohadilla eléctrica, suave y ajustable con velcro. Con tejido de felpa transpirable y flexible, lavable a máquina a 30º. Dispone de 3 niveles de temperatura, calentamiento rápido y apagado automático a los 90 minutos. Además destaca su sistema de seguridad BSS y certificado Oeko-Tex 100.

Para prolongar su vida útil, se recomienda usar en el nivel de temperatura más bajo en periodos largos de tiempo. Si usas el sistema de calentamiento rápido, una vez alcanzado a los 10 minutos, es recomendado bajar el nivel de intensidad de la temperatura.

Por poner algún pero, el cable podría ser un poco más largo.
nuestra valoración

Terapia de Calor: Almohadilla Eléctrica y Cojín Térmico


Debes saber que muchos de los productos de terapia de calor usan calor húmedo, que es el tipo de calor que nuestro cuerpo absorbe rápidamente y que suelen ser más efectivos para aliviar la zona sobre la que se aplica de forma más rápida. De hecho, algunos estudios han demostrado que el dolor se reduce más rápido cuando se usa calor húmedo versus calor seco. Por otro lado, el calor seco puede proporcionar una temperatura más constante durante un período más largo de tiempo. 

Lo bueno de las almohadillas eléctricas es que algunos modelos te permiten esta opción de tener calor húmedo o seco según tus necesidades ya que algunas están diseñadas con un tejido que te permite pulverizar agua sobre ella, y además también puedes ajustar la temperatura de tu almohadilla con solo presionar un botón, lo que te brinda mucho más control,  confort y comodidad.

Algunas almohadillas térmicas vienen con un inserto o bolsillo de espuma que se puede humedecer para una terapia de calor húmeda, rápida y efectiva. Hay otras a las que se le puede vaporizar agua.

Generalmente, los cojines eléctricos son mucho más convenientes y cómodos que las bolsas de calor para microondas ya que además de controlar mejor la temperatura, suelen ser más ergonómicos, pueden sostenerse más cómodamente contra el cuerpo y cubren una mayor zona de aplicación.

Cojín térmico (no eléctrico)

Algunos cojines térmicos (generalmente no eléctricos) como los de semillas, se pueden calentar o enfriar según (en el microondas o congelador) para usarse indistintamente como cojín de frío o de calor. No obstante suelen usarse en ocasiones puntuales donde el dolor es muy localizado y en una zona pequeña. Una desventaja respecto a las eléctricas, es que suele ser más difícil regular la temperatura, ya que la intensidad de calor recomendada varía en función de la zona a aplicar y por tanto el tiempo en el microondas va a depender.

¿Cómo ayudan las almohadillas eléctricas térmicas contra el dolor?

La terapia de calor o termoterapia se ha usado durante siglos, baños de agua caliente, tratamientos de vapor y aguas termales, todavía hoy recurrimos a ellas como un remedio eficaz, en tratamientos de recuperación de lesiones o como forma de alivio de dolor.

Es importante remarcar que el uso de una almohadilla eléctrica térmica generalmente es una solución a corto plazo para el dolor agudo. Consulta siempre a tu médico sobre cualquier dolor intenso y permanente que estés padeciendo.

Los cojines de calor, ya sean eléctricos o no, son perfectos para descansar si padece una afección que causa dolor y rigidez en las articulaciones, como artritis, dolor de espalda baja, así o de hombro. La terapia de calor también activa los receptores de calor en tu piel que interrumpen las señales de dolor que se envían a tu cerebro, por lo que podrás notar que el dolor se desvanece.
Almohadilla térmica lumbar
El dolor lumbar es una de las enfermedades musculo-esqueléticas más comunes a nivel mundial, con una alta carga financiera, especialmente en los países industrializados donde aproximadamente el 80 por ciento de la población la padece al menos una vez durante su vida
Dado que el uso correcto y no excesivo de una almohadilla de calor no debe presentar efectos secundarios, además son económicos y accesibles, podrían usarse, solo o junto con los tratamientos farmacológicos, como herramienta (generalmente complementaria) para reducir el dolor en los pacientes con dolor lumbar.

Si pasas muchas horas al día sentad@ y padeces dolor y tensión de espalda en la zona lumbar, prueba a usar un cojín lumbar mientras trabajas, conduces o ves la televisión.

Almohadilla eléctrica para la menstruación

Aplicar calor en la zona del bajo vientre también puede ayudar a relajar los músculos uterinos tensos y las contracciones en periodo de menstruación, lo que explica por qué las almohadillas térmicas pueden ser beneficiosas para los calambres menstruales, siempre con conocimiento de tu ginecólog@

Usa tu alfombrilla térmica eléctrica de forma segura 

Una preocupación común entre los usuarios es que te quedarás dormido con la almohadilla térmica puesta, lo que podría aumentar el riesgo de quemaduras o irritación de la piel. Para tu tranquilidad, te contamos que la mayoría de las almohadillas térmicas de hoy se apagan automáticamente transcurrido un tiempo.

Muchos modelos tienen un límite de 90 minutos tras lo cual la almohadilla se paga automáticamente. Debes saber además que la mayoría de las almohadillas térmicas también tienen una variedad de configuraciones de temperatura para que la adaptes en cada momento a tus necesidades. Dicho lo anterior, recomendamos por tanto no quitar (su existe la opción) nunca la opción de apagado automático.

Insistimos siempre en que leas detenidamente las recomendaciones del fabricante, aunque algunas recomendaciones de seguridad y uso básicas son:
Recomendaciones:
  • Revisar la edad de uso mínima de la almohadilla eléctrica. Por lo general, no usar en animales ni en niños menores de 8 años y siempre bajo vigilancia de un adulto
  • No usar en animales
  • No usar en periodos superiores a 90 minutos
  • No usar en personas con baja sensibilidad al calor
  • No doblar el cable mientras permanece enchufada
  • No enchufarla si está húmeda ni mojarla durante su uso a menos que su fabricante lo permita expresamente al incorporar sistema de calor húmedo que necesite aplicar humedad
  • No cubrir la almohadilla de calor con otras almohadas o mantas

Aunque los modelos elegidos han pasado los oportunos controles de calidad, no está demás indicar que no se recomienda dejar la almohadilla enchufada ni por supuesto encendida sin nuestra vigilancia ni cerca de objetos susceptibles de incendiarse. Aunque a priori no haya riesgos, mejor aplicar siempre el sentido común y ser precavido.

Para prolongar la vida útil del producto, debes desenchufarlo cuando no lo estés utilizando. Para su almacenaje, debes esperar a que se enfríe, guárdala en un lugar seco, con el menor número de dobleces posibles sin colocar objetos en su parte superior.

Cuándo no usar una almohadilla eléctrica 

Los tratamientos con calor no se recomiendan y no deben usarse en zonas del cuerpo inflamadas. Es importante primero bajar el hinchazón usando una compresa fría o hielo en la zona afectada. En el primer momento de un golpe o esguince, siempre se recomienda la aplicación de frío y no calor. Una vez que la hinchazón ha desaparecido, puede aplicar calor para mejorar su rango de movimiento y proporcionar un alivio duradero del dolor, siempre en periodos cortos de tiempo.

Especialistas en medicina deportiva no recomiendan exponer nuestro cuerpo a periodos excesivos de calor por contacto. Si tiene alguna duda sobre el uso de una almohadilla térmica con alguna condición, consulte con un médico. Además, es importante reseñar que si padeces una lesión severa, la almohadilla eléctrica debe ser solo una parte más de un tratamiento completo de recuperación que puede incluir fisioterapia y masajes, estiramientos específicos, acupuntura, y/o medicamentos.

Si lo que estás buscando es una manta eléctrica, te animamos a que leas nuestro  artículo con las mejores recomendaciones y reseñas.


Si crees que esta información le puede interesar a alguien que conozcas, te animamos a compartirla 
¡Gracias!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Don`t copy text!