foto: freepik www.freepik.com

Por qué una manta eléctrica puede convertirse en tu mejor aliada durante el invierno

Descrubre nuestra Guía de Compra y cuáles son las mejores

Si eres de esas personas que siempre tienen algo de frío, una manta eléctrica se podría convertir en tu nuevo mejor amiga. Estas mantas, a diferencia de las mantas estándar, llevan una fina red de alambres eléctricos en su interior que la calientan y  distribuyen el calor uniformemente.

Son ideales para los que sufren de calambres musculares, enfermedades inflamatorias que afectan las articulaciones y también para aliviar dolores y cólicos menstruales. Adicionalmente, pueden ayudar a bajar un poco tu factura de luz durante los meses más fríos.

A continuación te ofrecemos nuestra selección de las mejores mantas eléctricas disponibles en el mercado local. Ésta se basa en la experiencia de usuarios verificados tanto como en una investigación meticulosa. Además, hemos preparado una guía de compra detallada donde resolvemos las dudas comunes y contestamos algunas de las preguntas frecuentes.


De un vistazo:

NUESTRAS MANTAS ELÉCTRICAS FAVORITAS

Pulsa sobre el símbolo "+" para ver características adicionales


MANTA ELÉCTRICA VS ALMOHADILLA ELÉCTRICA VS CALIENTACAMAS

Diferencias y similitudes

Aunque muchas veces los tres términos se usen indistintamente, una manta eléctrica no es lo mismo que una almohadilla eléctrica y tampoco que un calientacamas.

Manta eléctrica es simplemente una manta que utiliza un sistema de alambres eléctricos para calentarse y emitir calor adicional comparado con las mantas estándar. Siempre se utiliza como última capa de la cama y no conviene colocar nada encima de ella, ya veremos por qué más adelante.

Por otro lado, un calientacamas se utiliza como primera capa, incluso debajo de la sabana bajera y su propósito es, pues calentar la cama. A diferencia de las mantas, no se pueden trasladar por ejemplo al sofá, aunque tienen sus ventajas – concretamente no dejan que el calor se escape manteniéndolo siempre entre tu cuerpo y el colchón. Si quieres saber más, échale un vistazo a nuestro artículo especializado.

Por último, las almohadillas eléctricas son la versión híper-portable y están diseñadas para usarlas en zonas localizadas. Su tamaño raras veces supera 30x50cm por lo cuanto son ideales para usar en las lumbares, las cervicales o en el abdomen. Sobre todo vienen bien si sufres de algún dolor crónico localizado. También se fabrican en forma de chalecos para la zona de espalda, hombros y cuello. Tenemos una amplia selección de ambos tipos, tanto como una guía de compra detallada aquí.

Diferencia entre manta elécrica, calientacamas y almohadilla eléctrica


MANTAS ELÉCTRICAS > TU GUÍA DE COMPRA

Hoy en día la mayoría de las mantas eléctricas vienen con una variedad de programas que permite su uso en distintas épocas del año y con distintos fines. Independientemente de si tu intención es rebajar la factura de luz durante el invierno, aliviar los dolores menstruales o simplemente disfrutar de una sensación rica y acurrucada al meterte en la cama, una manta eléctrica puede ayudar.

También, cabe destacar que durante la temporada de frío están disponibles en todos los grandes almacenes, y en las tiendas on-line como Amazon durante todo el año. Dependiendo del tamaño que necesites, las propiedades y la marca, su precio puede variar mucho, pero la mayoría entra en un rango de entre 50 y 100e.

La intención de esta guía es ayudarte a escoger la manta eléctrica que mejor se acomode a tus necesidades. Sigue leyendo para ver en detalle cómo funcionan, sus beneficios y desventajas, y para aprender sobre sus principales características tanto como algunos consejos de seguridad.

Beneficios e Inconvenientes de las Mantas Eléctricas

Resumen

  • Regulan la temperatura corporal  – se eres persona friolenta, la manta eléctrica te puede ayudar a regular mejor la temperatura del cuerpo y lograr un descanso de mayor calidad.
  • Ahorran energía – independientemente de si tu hogar cuenta con calefacción central o si utilizas calefactores puntuales, calefaccionar el dormitorio durante toda la noche consume mucha energía.  Al final del mes esto se convierte en una factura de luz elevada. Por el otro lado, una manta eléctrica proporciona el calor concentrado ahí donde lo necesitas.
  • Ideales para parejas con distintos conceptos de calor/frío – la mayoría de las mantas eléctricas para camas matrimoniales cuentan con la posibilidad de setear distintas temperaturas para cada lado de la cama.
  • Alivian dolores – el calor que proporciona una manta eléctrica puede ayudar a calmar los dolores, tanto agudos como crónicos a cualquier hora del día.
  • Precio – aunque el rango de precios de estas mantas es bastante amplio, siempre resultan más costosas que las mantas de toda la vida. Si crees que la vas a usar muy puntualmente, quizás la inversión no valga la pena.
  • Materialidad limitada – poliéster es la tela más comúnmente utilizada en la fabricación de las mantas eléctricas, ya que tiene muy buenas propiedades ignífugas. Teniendo en cuenta que los fabricantes en la mayoría de casos anteponen la seguridad a otros requisitos, es difícil encontrar otras opciones.
  • Posibles riesgos de seguridad – aunque los fabricantes ponen mucho empeño en entregar un producto con buenas terminaciones y seguro, algunos riesgos persisten. Sobre todo porque su manipulación incorrecta puede provocar quemaduras. Por lo tanto, su uso no se recomienda para los niños muy menores y adultos con senilidad o alguna discapacidad psicomotórica.

LAS 7 MEJORES MANTAS ELÉCTRICAS

NUESTRAS RESEÑAS 

"IDEAL PARA EL SOFÁ"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

"CON CERTIFICADO OEKO-TEX"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

"LA MÁS GRANDE DEL MERCADO"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

"LA MÁS POTENTE DEL MERCADO"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

"EXCELENTE CALIDAD A BUEN PRECIO"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

"SI ADEMÁS DEL CALOR TE IMPORTA EL DISEÑO"

PRO

CONTRA

LEER RESEÑA

Si estás buscando un almohadilla eléctrica más pequeña para alguna zona concreta del cuerpo como la espalda y zona lumbar, descubre ​cuáles son las mejores

¿Cómo funciona la manta eléctrica?

Que conviene dormir en un espacio fresco ya es parte de la sabiduría popular. Sin embargo, si vives en una zona de fuertes inviernos, sin calefacción central, o simplemente eres persona friolenta,  una manta eléctrica puede ser la solución perfecta para lograr la temperatura justa y muy rápidamente.

El funcionamiento de mantas eléctricas se basa en una red de alambres eléctricos aislados e incorporados de una manera segura en el tejido de la manta. Estos alambres se calientan y traspasan el calor a la tela. Gracias a esto, las mantas eléctricas ayudan a entrar en calor más rápidamente que en el caso de las mantas clásicas.

Además, los alambres son muy finos y flexibles significando que no alteran el tacto de la manta. De hecho, en las mantas eléctricas no se nota ninguna rigidez adicional comparada con las mantas normales. El diámetro minúsculo de estos alambres también previene cualquier riesgo de quemaduras mientras proporciona un calor uniforme.

Termorregulador interno y las mantas eléctricas 

Las personas contamos con un sistema complejo de regulación de la temperatura interna, llamado termorregulación. Gracias a él nuestra temperatura corporal fluctúa durante el día hasta 2 grados Celsius, entre  36 a 38C.  

De esta manera nuestros cuerpos son capaces de enfrentar cada fase del día de la manera más eficiente: a las primeras horas de la mañana nuestra temperatura sube para activarnos y dinamizarnos. Luego, a las últimas horas del día la temperatura baja y nos prepara paulatinamente para dormirnos. Éste proceso sigue durante la noche y el cuerpo llega a las temperaturas más bajas pocas horas antes de despertarnos.

En el caso de las personas con la termorregulación desequilibrada  tanto que en el caso de los que duermen en espacios muy fríos, conseguir entrar en el calor óptimo durante la noche puede ser un desafío. Justamente en esos casos una manta eléctrica puede resultar como el complemento perfecto para poder conciliar el sueño.

¿Afecta la manta eléctrica a la factura de la luz?

Sí, y de una manera muy positiva. Concretamente, al eliminar la necesidad de calentar el recinto completo, una manta eléctrica en realidad puede rebajar la factura de luz de tu casa. Simplemente con ella tendrías un calefactor en el sitio donde más lo necesitas durante la noche – en la cama.

Además, estas mantas suelen ser fabricadas de microfelpa muy suave u otros materiales similares, diseñados para proporcionar calor en sí, incluso sin enchufar la manta.

¿Interfiere la manta eléctrica con los ciclos del sueño?

Entre otras cosas, un buen descanso depende de una buena termorregulación. Como ya explicamos, esta función natural de nuestros cuerpos se encarga de ajustar la temperatura del cuerpo dependiendo de los ciclos circadianos naturales, bajando las revoluciones para prepararnos para la cama en la noche y despertándonos energizados por la mañana.

Si la temperatura corporal se mantiene constante durante la noche, nuestro cerebro se puede despreocupar y el cuerpo se puede entregar al descanso. Sin embargo, los cambios de temperatura ambiental, tanto como el calor que emite cualquier pareja de cama (ya sea humana, o una mascota) pueden afectar nuestra propia temperatura.

En ese sentido, la ropa de cama adecuada puede ayudar a aislarnos de este tipo de interrupciones y para algunos, una manta eléctrica puede ser la solución perfecta.

¿Algún beneficio más?

Efectivamente, en todos los casos cuando el dolor es un obstáculo para relajarte y entregarte al sueño, una manta eléctrica puede ser justo el complemento reconfortante que necesitas. Los dolores agudos como los de la regla y también los crónicos, como es el caso de artritis o fibromialgia, en muchos casos dificultan el sueño. Es entonces cuendo el calor que emite la manta puede ayudar para aliviar el dolor y conciliar el sueño más fácilmente.

En resumen - ¿para quién es la manta eléctrica?

foto: freepik www.freepik.com

> Los que difícilmente entran en calor y/o no logran mantener calor 

Si sueles despertarte con frío durante la noche o te cuesta conciliar el sueño porque el frío siempre encuentra el camino a tu cuerpo, invertir en una buena manta eléctrica podría ser una buena idea. Una vez encontrado el punto de calor justo con la ayuda del termómetro de la manta, podrás disfrutar de dormirte apaciblemente y de mantener un sueño ininterrumpido durante toda la noche.

foto: freepik www.freepik.com

Parejas con distintos conceptos de confort térmico

Si con tu pareja no compartís el mismo concepto de la temperatura óptima en la cama, una manta eléctrica podría ayudaros a llegar a un punto de acuerdo. El más friolento de los dos podría beneficiarse de la capa extra de la manta eléctrica y regular la temperatura a su gusto. 

foto: freepik www.freepik.com

Los que sufren de artritis, fibromialgia o menstruación dolorosa

Para todos estos casos la terapia de calor puede ofrecer un gran alivio de dolor y ayudar en que los músculos se relajen. En ese sentido, una buena manta eléctrica puede resultar como un complemento ideal para cualquiera que sufra de dolores crónicos.


CARACTERÍSTICAS COMUNES DE MANTAS ELÉCTRICAS

Desde su primera aparición en el mercado en la segunda década del siglo pasado, las mantas eléctricas han vivido muchas mejoras. Actualmente poseen una variedad de funciones y ajustes disponibles para ofrecer una buena experiencia de usuario.

Veamos las que son los más comúnmente presentes en los modelos disponibles en el mercado:

> Ajustes de temperatura

Típicamente las mantas ofrecen la posibilidad de ajustar la temperatura deseada y ofrecen una variedad de programas a elegir. Algunas incluso permiten programarlas con antelación para por ejemplo calentar la cama todas las noches a la hora a la que te sueles acostar. También, ofrecen la posibilidad de apagado automático después del tiempo deseado.

> Composición

En cuanto a la composición, la verdad es que el material más presente es el poliéster, específicamente su variedad la microfelpa. Simplemente este material ofrece las mejores propiedades en términos de resistencia a fuego, comodidad y espesor necesario para cubrir las alambres que calientan la manta sin que estos provoquen roces en la piel. 

Los controles se suelen fabricar de plástico común, existiendo opciones tanto manuales como con pantallas digitales muy cómodas durante la noche con poca luz disponible.

> Limpieza

Aunque es siempre recomendable revisar en detalle las instrucciones del fabricante para cada manta eléctrica, típicamente estas se pueden lavar en la lavadora sin problemas. Eso sí, habría que asegurarse siempre de desconectar la parte con los controles y el cable antes del lavado. También, la mayoría de las mantas son aptas para secado en la secadora a bajas temperaturas.

> Tamaño

Típicamente los fabricantes suelen ofrecer los tamaños adecuados para todas las camas estándar del mercado. Es decir para las camas de 90, 140, 160 y 180cm, aunque claramente hay excepciones.

La mayoría de las mantas que corresponden a las camas dobles y matrimoniales cuentan con la opción de controles duales. De esta manera es posible controlar individualmente la temperatura de cada lado de la cama permitiendo mayor autonomía para las parejas que no son igual de friolentas.

> Opciones de bajo voltaje

Por lo general, las mantas eléctricas se ofrecen en dos principales modalidades – las estándar y las de bajo voltaje. Ambas son completamente seguras, pero las de bajo voltaje son energéticamente más eficientes y consumen menos electricidad. Aunque cabe destacar que necesitan un poco más de tiempo para calentarse.

> Temas de seguridad

En primer lugar es fundamental enfatizar la importancia de un correcto uso de las mantas eléctricas. Solamente el uso y cuidado informado puede asegurar la absoluta seguridad de estos artículos. Por lo tanto es sumamente importante leer detenidamente las instrucciones del fabricante antes de proceder son su uso. Sin embargo, a continuación contestamos las dudas más comunes.

> Limpieza, cuidados y mantenimiento

Entendiendo que las mantas eléctricas normalmente suponen una inversión un poco más elevada que las mantas estándar, es comprensible que quieras asegurarte de que dure lo máximo posible. En ese sentido el empleo y cuidado adecuado son imprescindibles.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Conlleva la manta eléctrica algún riesgo para mí?

Aunque la manta funcione perfectamente todavía se puede calentar hasta un punto incómodo para su usuario. Justamente por esto no se recomienda su uso en ciertas personas ya que puede suponer un riesgo.

Específicamente, los que padecen diabetes muchas veces tienen una sensibilidad al calor reducida en las extremidades. Por ese motivo es posible que no noten que la manta se haya vuelto demasiado caliente y sufran quemaduras resultantes.

Su uso tampoco se recomienda en el embarazo, ya que sobrecalentamiento corporal puede tener consecuencias negativas para el bebé. Aunque el riesgo es realmente muy bajo, los expertos desaconsejan el uso de mantas eléctricas para las embarazadas.

Finalmente, los adultos con demencia y senilidad, tanto como los que padecen algunas discapacidades psicomotrices e incontinencia urinaria deberían evitar el uso de mantas eléctricas. Lo mismo aplica a los niños pequeños.

Sin embargo, para todas estas personas una manera adecuada de disfrutar los beneficios de una manta eléctrica sería usándola para calentar la cama antes de dormir y quitándola justo antes de acostarse.

¿Y para mi mascota?

Si sueles dormir con mascotas, lamentablemente sería mejor que evites el uso de mantas eléctricas. Los animales tienen distinto termómetro interior y por lo general suelen pasar más calor que nosotros. También, aunque tu mascota sea muy bien portada es mejor evitar la posibilidad de que muerda o arañe la manta y exponga los alambres eléctricos.

¿Cómo utilizar la manta eléctrica de manera segura?

Para asegurar la máxima seguridad y una larga vida es muy importante seguir algunos consejos esenciales:

  • Mientras la manta está en uso no la dobles ni la engurruñes ya que esto puede crear puntos de concentración excesiva de calor.
  • Siempre coloca la manta como la última capa. Evita colocar almohadas, sábanas u otras mantas encima para evitar sobrecalentamiento y quemaduras. Lo mismo vale para las mascotas.
  • No pongas la manta eléctrica directamente sobre un colchón o topper colchón viscoelástico ya que este material es muy sensible a altas temperaturas y se puede dañar con el calor excesivo.
  • Al guardar la manta, procura no colocar objetos pesados encima de ella. De tal manera evitarás que se dañe la red de alambres eléctricos en su interior. También, intenta doblarla lo menos posible para evitar daños en los alambres.
  • Nunca uses la manta mientras esté mojada o húmeda y tampoco la enchufes para que se seque.
  • Desenchufa la manta siempre que no está en uso.
¿Se puede lavar la manta eléctrica?

Aunque no todas, la mayoría de mantas de este tipo son aptas para lavados en la lavadora. De todos modos asegúrate de haber leído las instrucciones del fabricante y de haber desmontado la parte del controlador y el cable con la clavija primero. Utiliza siempre el programa más delicado del que disponga tú lavadora evitando el centrifugado fuerte ya que esto puede dañar la red eléctrica interior. Sí vas a utilizar la secadora opta por un programa de baja temperatura.

Por otro lado, el lavado en seco no es recomendable para las mantas eléctricas así como el uso de plancha ya que ambos pueden dañar los alambres.

¿Cuándo hay que reemplazar una manta eléctrica?

Si notas que en tu manta han aparecido algunas manchas oscuras de origen desconocido, lo más probable es que se trate de un daño por quemazón. En esos casos es necesario dejar de utilizar la manta de inmediato y buscar un reemplazo.

Asimismo, asegúrate de verificar periódicamente que el cable y las partes eléctricas estén en perfecto estado. Cualquier zumbido al encenderla, tanto como olor a quemado o “eléctrico” son indicadores que es el momento de dejar de usar manta. 

Por último, es recomendable evitar comprar mantas eléctricas de segunda mano. Como ya detallamos anteriormente, un cuidado adecuado es de suma importancia cuando de estos artículos se trate y es mejor evitar cualquier sorpresa.

> Otras dudas comunes
¿Por qué no encuentro mantas eléctricas para camas matrimoniales que se pueden remeter?

La respuesta es muy simple: porque bajo ninguna circunstancia deberías remeter una manta eléctrica debajo del colchón. Simplemente, éstas no están diseñadas para soportar el peso encima ya que cualquier carga puede dañar las resistencias. Como ya explicamos, es muy importante utilizar estas mantas siempre como última capa y no colocar ningún artículo encima.

Sin embargo, si lo que estás buscando es tumbarte encima de una superficie calentita la solución es optar por un calientacamas. A diferencia de mantas eléctricas, estos sí están diseñados para soportar peso y además cuentan con sistema de fijación para el colchón.

¿Por qué mi manta no calienta en los bordes?

Aunque puede resultar frustrante, la verdad es que ninguna manta eléctrica posee el cableado en toda su superficie. Por razones de seguridad los fabricantes suelen dejar los últimos 10-20cm o hasta 30cm de todos los bordes de la manta sin el cableado.  Por lo tanto, cuando estás barajando las opciones está siempre bien restarle unos centímetros al tamaño anunciado por el fabricante para hacerte una idea más real de lo que mide la superficie que calienta.


Si te pareció útil la información, por favor ayúdanos a difundirla 
¡Gracias!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Don`t copy text!