¿ SABÍAS QUE... ?


... dormir mal es más grave de lo que solemos pensar


La falta de sueño aumenta las probabilidades de desarrollar obesidad, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y diabetes. Dormir menos de ocho horas diarias también aumenta nuestra irritabilidad, impulsividad y conductas agresivas, que a la vez se pueden relacionar con todo tipo de problemas, desde accidentes de tráfico hasta trastornos de ansiedad y depresión.


 En la sociedad de hoy, donde los gurús de la productividad se están enorgulleciendo de mantener unas rutinas súper-exigentes, durmiendo apenas cuatro horas diarias (o por lo menos eso es lo que nos cuentan), es fácil perder de vista el valor reparador que el sueño  tiene para el cuerpo humano, especialmente a nivel cerebral-neuronal. Dormir bien te mantiene delgado, aumenta tu  facilidad de aprender cosas nuevas y aumenta tu sistema inmune, es decir, la capacidad de defensa frente a enfermedades, entre otras cosas.


A lo largo de la vida todos hemos tenido alguna que otra noche en vela, pero cuando éstas se convierten en regla más bien que excepción, tus alarmas internas deberían empezar a sonar.

¿Qué hacer entonces si conciliar el sueño parece misión imposible?

Muchas veces asumimos que las causas son estrés transitorio, demasiada cafeína o la pareja de cama que ronca. Aunque todas estas sin dudas pueden ser causas muy válidas, pocos cuestionamos  el papel que puede tener la almohada en nuestras falta de sueño.


Usar la almohada correcta para la cabeza y las cervicales es uno de los ingredientes claves para lograr conciliar el sueño exitosamente.  Tener una almohada de firmeza y altura correcta para nuestras necesidades resulta muy reconfortante a la hora de apoyar esa cabeza exhausta y cansada.


Por el otro lado, la almohada correcta ayuda en alinear el cuerpo, alivia y previene muchos de los problemas comunes, como el dolor de espalda, las cervicales y el hormigueo en las extremidades.


Para encontrar esa almohada perfecta, no solo hay que tener en cuenta su firmeza y altura, sino también la posición en la que sueles dormir. Por ejemplo, si eres de ese 75% de la humanidad que duerme de lado, es posible que sufras de dolores si tu almohada es demasiado baja, o que tengas molestias en las caderas porque echas en falta una almohada corporal. 

¡Haz nuestro test para encontrar tu almohada perfecta!


Mejor Almohada Cervical Viaje: Marca Alemana Sofi

Almohada Cervical MARIPOSA Sofi: Reseña

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
>
Don`t copy text!